PRUEBA GRATIS AGROPRECIOS PROFESIONALPROBAR
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Fruchthandel

El balance del año agrícola que marcó el 2021 en el campo

El presente año, el 2021 pasará a la historia por muchas cosas, pero no por haber sido el año de la recuperación para los agricultores y ganaderos españoles. 

4611

Un ejercicio que comenzó con ciertas expectativas, con la recuperación de los precios de algunos productos, con un reconocimiento social y mediático importante, y que finalmente termina con protestas agrarias por todo el país exigiendo, una vez más, respeto y precios justos.

En su balance del año 2021, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) apunta a la “avaricia de los de siempre: especuladores, intermediarios y demás personas y empresas sin escrúpulos” como los culpables de haber “usurpado” a los productores de alimentos el incremento de precio que de hecho están pagando los consumidores.

El 2021 ha sido un año de tristes récords para el campo: récord en costes de producción y récord en siniestralidad meteorológica. Un año que empezó con Filomena y terminó con ríos desbordados, en unas zonas, y graves sequías en otras. Sin olvidar el volcán de La Palma y sus “terribles efectos” en la agricultura palmera.

Esperanzas en un 2022 mejor para el campo

UPA ha confiado en que en 2022 la nueva Ley de la Cadena Alimentaria empiece a dar sus frutos, fortaleciendo la posición de los agricultores y ganaderos y logrando un sistema más justo para la comercialización de alimentos “desde la granja hasta la mesa”.

Como hitos legislativos, UPA ha recordado el acuerdo final para la reforma de la Política Agraria Común –“mejorable, pero con elementos positivos”– y la citada Ley de la Cadena. En el lado negativo, el blindaje del lobo ibérico, ninguneando a los ganaderos, “una torpeza política cuyos efectos ya se están sufriendo en el medio rural español”.

De cara a 2022, UPA ha mostrado su esperanza en superar de una vez por todas la nefasta pandemia de COVID-19 y que los precios justos lleguen a todos los sectores. “Trabajaremos duro para lograr que el respeto y el reconocimiento que nos transmiten los consumidores se extienda al resto de actores de la cadena agroalimentaria, logrando un sistema más justo y transparente”, han asegurado. “España se lo merece, los pueblos se lo merecen, los y las agricultores y ganaderos nos lo merecemos”.

Culmina, al fin, la reforma de la PAC

Durante el año 2021, se ha acelerado el proceso de reforma de la PAC tanto a nivel comunitario como nacional. Tras varios años de negociación las diferentes instituciones comunitarias han ratificado los documentos de base, que han servido para la elaboración del Plan Estratégico (PEPAC), que se encuentra en fase de audiencia pública. En este período se ha producido un debate intenso entre Ministerio de Agricultura y CCAA, que por desgracia ha estado marcado por una única premisa; la defensa del presupuesto regional, frente a la mejora del reparto del mismo, con la puesta en marcha de medidas destinadas a las explotaciones familiares y profesionales de la agricultura y ganadería españolas.

A pesar de lo complicado que supone la modificación de sistemas muy establecidos, en el seno del PEPAC vemos luces y sombras. Por un lado, por primera vez en España, se van a poner en marcha sistemas de retribución más equilibrada, lideradas por el establecimiento de techos por explotación y por la nueva ayuda redistributiva. Sin embargo, en nuestra opinión es necesario denunciar la escasa apuesta por estas medidas, utilizando todas las herramientas que permite el acuerdo en Bruselas. El techo por explotación se ha ido poco a poco descafeinando para que las grandes explotaciones puedan seguir cobrando cantidades de ayuda por encimas de los 200.000 o 300.000 euros, y el presupuesto destinado a la ayuda redistributiva al final se ha quedado en el 10%. Además, las ayudas asociadas no van a estar condicionadas por la degresividad, y por tanto no se cumplirá con una de las conclusiones de los estudios previos elaborados por el MAPA, según la cual, las explotaciones más grandes dependen en bastante menor medida del apoyo público, y por tanto su rentabilidad no se vería afectada por una rebaja de las ayudas directas.

Por otro lado, es necesario destacar que el PEPAC tendrá un efecto muy negativo en aquellas explotaciones agrícolas y ganaderas con poca o nula superficie admisible, ya que los mecanismos aprobados no tienen en cuenta esta situación tan especial de nuestro país.

La nueva Ley de la Cadena Alimentaria: hito histórico para el campo

La Ley de mejora del funcionamiento de la Cadena alimentaria es una Ley que desde su aprobación inicial en 2013, ha sufrido dos cambios importantes: primero, tras las movilizaciones de los agricultores al límite lideradas por UPA en unidad de acción y, después para incorporar al derecho español la Directiva (UE) 2019/633. Un texto que entró en vigor hace pocos días.

Se trata de una norma que deberá servir para cambiar la forma de operar en la cadena alimentaria, restableciendo el equilibrio perdido por unas relaciones de fuerza y capacidades de negociación totalmente asimétricas durante décadas.

Para UPA esta Ley es un logro histórico de los agricultores y ganaderos de toda España que, con su esfuerzo, sus demandas y sus reivindicaciones durante los últimos años logran así una protección legislativa sin precedentes y que sitúa a España a la vanguardia de la protección del sector productor en Europa.

Se trata de un instrumento necesario para cambiar la cultura imperante en la cadena agroalimentaria de tal forma que insta a todos los eslabones a generar valor y a tener en cuenta al resto de la cadena. Instaura una nueva forma de operar y de trabajar.

Pero, como todos los cambios de concepto seguramente requiera tiempo para que esta nueva filosofía impregne a toda la cadena y suponga los cambios que el sector agrario necesita y por los que ha impulsado su modificación.

Las últimas modificaciones de la Ley marcan las siguientes obligaciones y exigencias:

  • Prohibición de la venta a pérdidas a lo largo de toda la cadena (también a la distribución)
  • Prohibición expresa de vender por debajo los costes de producción de los agricultores y ganaderos. Se incluye una referencia expresa a que en todo caso el precio que tenga que percibir un productor primario o una agrupación de estos deberá ser superior al total de costes asumidos por el productor.
  • Se aclara el concepto de coste efectivo de producción y cómo calcularlo
  • En los contratos de compraventa se podrán referenciar los precios a determinados índices que incluyan los costes de producción.
  • Se endurecen las sanciones y se permite que se hagan públicas.
  • Se reconoce a las asociaciones y organizaciones representativas de operadores de la cadena alimentaria como titulares de intereses legítimos colectivos, por lo que estarán legitimadas para denunciar e intervenir en los procedimientos sancionadores.
  • Se crea un registro digital de contratos alimentarios que afectan a productores primarios.
  • Se amplía el ámbito de la Ley al canal HORECA. La ley afecta a todos los productos de anexo I del tratado fundacional y a todas las empresas, sin considerar tamaño o volumen de negocio
  • Se amplían las funciones del Observatorio de la Cadena, que tendrá ahora un papel fundamental en la información sobre formación de precios. Este órgano publicará periódicamente índices de precios y de costes de producción.
  • Las prohibiciones y sanciones resultan aplicables a las relaciones comerciales de operadores españoles con los de otros países (UE y no UE).
  • Se avanza en la confidencialidad de las denuncias
  • Se concreta la graduación de las sanciones

Ahora falta mucha formación y comunicación a todos los agentes de la cadena para que entiendan lo que hay detrás de la Ley: una nueva forma de relación entre los miembros de la cadena, un cambio de cultura. Es necesario dotar con los medios suficientes tanto a la AICA como a las autoridades de ejecución de las Comunidades Autónomas para que controlen y vigilen el cumplimiento de la Ley. Ahora tenemos los mecanismos, es el momento de ponerlos en marcha y proteger de una vez por todas a los pequeños y medianos agricultores en España.

Una tormenta perfecta de costes de producción

En este 2021 hemos sufrido una coyuntura sin precedentes donde todos los elementos que intervienen en la estructura de costes del sector agrario están experimentando una subida sin precedentes.

UPA ha mostrado su gran preocupación por la situación que se está produciendo y que denomina la “tormenta perfecta”. Los agricultores y ganaderos es que día tras día se enfrentan a un encarecimiento de sus materias primas lo que está poniendo en situación realmente complicada a muchas explotaciones.

Esta subida es generalizada y afecta a todos los inputs: energía y carburantes, fertilizantes, fitosanitarios, plásticos, piensos, repuestos, maquinaria, vidrio, cartonaje, transporte…

Estamos asistiendo a subidas de los fertilizantes que duplican el precio de los del año pasado, piensos en torno a un 26%, la electricidad supera el doble de su coste respecto al año pasado, el gasóleo ha subido un 47%, los fitosanitarios con subidas muy dispares (entre el 5 y el 70%) y los plásticos una media del 70%

La siniestralidad agrícola se disparó en el campo

2021 ha sido un año complicado para los seguros agrarios por el número de siniestros y la envergadura de los mismos. Es muy posible que el año termine con una siniestralidad superior a los 700 millones de euros. La superficie afectada supera los 1,3 millones de hectáreas.

Las producciones de fruta, hortalizas, uva de vino, cítricos, herbáceos extensivos, caqui, almendro, olivar, plátano y cereza son las más afectadas, y entre todas superan los 540 millones de euros.

La inestabilidad meteorológica ha incidido con fuerza en Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Aragón, la Región de Murcia, Castilla y León, Cataluña, Andalucía y Extremadura.

Esta situación no es nueva y se suma a los incrementos en siniestralidad de los años precedentes. Es muy probable que esto sea el efecto del cambio climático en nuestras explotaciones.

El sistema está dando muestras de la necesidad de una revisión en profundidad para asegurar que sigue siendo una herramienta eficaz para el sostenimiento de las rentas del sector en un contexto de cambio climático.
Se inició el año con un presupuesto de Enesa de 256,47 millones, lo que supone un incremento de 40 M€.

Agricultura y ganadería familiar como base del desarrollo rural

La valorización del modelo de Agricultura Familiar ha tomado un gran impulso este año con el trabajo que ha empezado a desarrollar el Comité Español del Decenio de la Agricultura Familiar 2019-2028 (CEDAF), coordinado por UPA, y en el cual participan casi una veintena de organizaciones y entidades. Con la presentación del CEDAF en reuniones con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO), en diversas jornadas, con el inicio de la elaboración de una propuesta del Plan de Acción para la Agricultura Familiar en España y el diseño de un plan de comunicación, se han sentado las bases para que en los próximos años se puedan desarrollar políticas públicas desde los ámbitos rurales, agrarios, medioambientales, económicos, etc que prioricen al modelo de agricultura familiar y también desarrollar acciones para que la sociedad valores en las funciones sociales, económicas y ambientales que ejerce la Agricultura Familiar.

Desde el Foro Acción Rural (FAR) en el cual participa activamente UPA, se ha divulgado y presentado el informe “La Agenda 2030 y los ODS en el medio rural” en diversas jornadas y eventos como el Congreso Nacional de Medio Ambiente, destacando de este documento que contiene 65 propuestas para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), destacando las de creación de un Consejo del Medio Rural y la reactivación de la Ley de Desarrollo Sostenible en el Medio Rural. También en 2021 el FAR ha elaborado y presentado un informe sobre los retos del Pacto Verde Europeo, planteando una serie de propuestas que tengan por objeto lograr un sistema agroalimentario en la UE más saludable y sostenible, que dé respuesta a los retos demográficos y de cohesión territorial y en el que se impulse y fomente un modelo de agricultura familiar sostenible frente a otros modelos agroindustriales.

Agua

Durante este año se está finalizando el proceso de elaboración de los Planes Hidrológicos de las Demarcaciones Hidrográficas  en su tercer ciclo (2022-2027), un proceso de revisión vital para los intereses del regadío en nuestro país y en los que UPA ha participado poniendo en valor los intereses de nuestros agricultores en asuntos como el uso y demanda del agua en la agricultura, las prioridades de uso, los programas de medidas y demás componentes de los planes hidrológicos, y sobre todo reclamando una auténtica participación pública por parte del sector agrario. Al mismo tiempo se ha demandado la aprobación de un plan de modernización de nuestros regadíos, valorizando su importancia como una útil herramienta desde el punto de vista de la adaptación y mitigación (fomentando el uso de energías renovables) ante el cambio climático.

Un asunto de importancia para el sector ha sido la próxima publicación de un real decreto que actualiza y otorga una actuación más rigurosa en lo relativo a la contaminación de aguas por nitratos de procedencia agraria, cuestión que tiene como origen la demanda por parte de la Unión Europea de un refuerzo en este control dado el incremento de zonas con problemas por esta contaminación.

Fuente: Valencia Fruits.

31/12/2021 -

Consulte todo el contenido de Agroprecios totalmente gratis durante una semana.

- 2020 -