• Facebook
  • Twitter
  • Google+
Fruchthandel

Todo lo que necesitas saber sobre el blanqueo de invernadero

El blanqueo de invernaderos es una práctica habitual entre los productores hortofrutícolas, pero ¿qué sabes de ella?

3485

¿En qué consiste?

El blanqueo consiste en sombrear la cubierta del invernadero con una solución de agua y carbonato cálcico (también conocida como pintura “Blanco España”), para modificar los cuatro factores ambientales que influyen en los cultivos: temperatura, humedad relativa, luz y CO2. El fin principal del blanqueo está en reducir la cantidad de radiación solar que entra en el invernadero y, así, bajar la temperatura del aire de dentro. La temperatura es el parámetro más importante que debemos de tener en cuenta en el control de clima dentro del invernadero. Hay que conocer las necesidades y las limitaciones de cada cultivo para sacarle el máximo provecho.

Cuanto mayor sea la luminosidad en el interior del invernadero, más se deben aumentar la temperatura, la humedad relativa y el CO2, para que la fotosíntesis sea máxima.

¿Por qué es necesario?

El blanqueo es imprescindible para controlar la temperatura y el grado de luminosidad dentro del invernadero, así como también para evitar que los cultivos se vean dañados por los rayos de sol. El control climático en los invernaderos no puede reducirse a ventilación natural, una práctica común pero insuficiente si no se combina con el blanqueo. Si se pretende refrigerar el interior de los invernaderos, es básico blanquearlos, además de ventilar.

Los invernaderos se crearon para ampliar los periodos de producción de frutas y hortalizas y acelerar su crecimiento, para garantizar el suministro continuo a los mercados y sacar un mayor rendimiento a las instalaciones. Gracias a los plásticos que forman los invernaderos, se pueden aprovechar mejor en las plantas y frutos los rayos solares y el calor que estos generan. La radiación influye sobre el proceso de fotosíntesis así que afecta directamente a la producción y a la calidad.

Pero la radiación, especialmente en la zona mediterránea entre primavera y verano, en que alcanza altísimas cotas, puede causar temperaturas estresantes y alta evaporación dentro del invernadero, perjudicando esto a la cantidad y la calidad de las cosechas. Si falta luz solar, pueden producirse incluso abortos de las flores, pero un exceso de luz puede llegar a provocar una saturación lumínica en la planta.

¿Tipos y materiales de blanqueo?

Las dosis de blanqueo dependerán de la especie que se pretenda cultivar y del momento en que se haga, para evitar trastornos en las plantas y causarles el menor daño posible. Una dosis habitual suele ser de 15-25 kg de “Blanco de España” por cada 100 litros de agua, pero la concentración de la solución dependerá de las necesidades de cada cultivo y del momento del año en que nos encontremos. Es conveniente hacer una prueba previa y dejar durante unas horas, para ver si la cantidad de sombreo que se alcanza es la deseada. El porcentaje de reducción de la luz depende de la formulación de la mezcla y de la cantidad aplicada.

luz_blanqueo_invernaderos

Hay que tener siempre en cuenta que un exceso de blanqueo no es conveniente, ya que reducir en exceso la radiación podría perjudicar al cultivo. La falta de luz es incluso más perjudicial para el crecimiento del cultivo cuando la temperatura es elevada.

El producto blanqueante se elimina fácilmente con el agua de la lluvia. El efecto del blanqueo sobre las temperaturas del aire del interior del invernadero depende del tipo de invernadero que haya sido blanqueado. Un invernadero bien ventilado notará menos el efecto del encalado que otro más hermético.

Las empresas especializadas en blanqueo de invernaderos, como Todoblanc, ponen a disposición de sus clientes todo lo necesario para realizar esta práctica: bombas, removedores, pistolas… Existen también productos comerciales para realizar el blanqueo, como parasoline, colamina o filtrasol. Algunos de estos productos tienen preparados especiales para vidrio o plástico.

¿Beneficios para el invernadero?

Además de los mencionados para las cosechas y la producción, referentes al aumento de calidad y al cuidado, el blanqueo trae beneficios para el invernadero que hacen que merezca la pena llevarlo a cabo. Uno de ellos es el tiempo de vida del plástico blanqueado, que es mayor que el de uno que no lo esté, con las consecuencias que esto tiene para no generar más residuos plásticos de los necesarios.

Otro de los beneficios a tener en cuenta es el coste, ya que el blanqueo por sí solo (o unido a la ventilación) hace que no haga falta instalar y adquirir costosos aparatos de refrigeración para el invernadero. El blanqueo también contribuye a frenar el cambio climático; los aparatos refrigeradores son bastante contaminantes, frente a la opción, más ecológica, del blanqueo.

27/06/2017 -

Consulte todo el contenido de Agroprecios totalmente gratis durante una semana.