• Facebook
  • Twitter
  • Google+

qué es qué

¿Cuál es la diferencia entre los productos ecológicos, biológicos y orgánicos? ¿Son lo mismo? ¿Hay alguno que sea más beneficioso que otro? Intentemos despejar las dudas sobre unos alimentos cada vez más vendidos.

3429

En los últimos años se ha puesto de moda consumir alimentos a la antigua usanza: lo más naturales posibles y con poca (o mejor, ninguna) intervención de la mano del hombre sobre ellos. Este tipo de productos reciben el nombre de ecológicos, biológicos y orgánicos. Aunque no conozcamos muy bien las diferencias entre ellos, damos por hecho que son mejores: más saludables para nosotros y menos dañinos para el medioambiente. Pero, más allá de esto, poco sabemos de este tipo de productos. Bueno sí, sabemos que su consumo es una tendencia al alza y que, por tanto, conllevan beneficios para los productores, que pueden encontrar en estas producciones un filón. Pero, ¿qué es cada cosa?

La normativa española y el reglamento europeo sobre los alimentos ecológicos consideran los tres términos como sinónimos y la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) explica que es “solo una cuestión idiomática”. ‘Ecológico’ es el término que más se utiliza en español, mientras que ‘biológico’ es en francés y ‘orgánico’ en inglés.

Pero lo cierto es que, aunque tengan cosas en común, los productos ecológicos, biológicos y orgánicos no son exactamente lo mismo. Los tres te aseguran que la compra será responsable y que estos productos defienden el medio ambiente, eso sí, pero los productores utilizan de forma diferente los términos cuando quieren resaltar un aspecto concreto de su producto.

Ecológicos

Estos productos se realizan/recolectan con las mejores prácticas medioambientales y siguiendo normas de bienestar animal y vegetal muy exigentes. Se usan siempre recursos renovables. El prefijo “eco” deja claro que se respetan los ecosistemas y el medio ambiente. Implica que se utilicen semillas ecológicas y tierra y agua no contaminadas, además de que se aproveche mejor el suelo.

Biológicos

Estos productos no están modificados genéticamente y la producción evita el uso de sustancias perjudiciales para la salud y el medio ambiente. La palabra tiene la raíz “bio”, por lo que alude al concepto de vida.

Orgánicos

Por su parte, este término viene de “órgano” y denota armonía y orden. Son una especie de mezcla de los anteriores: productos que no han sido manipulados genéticamente ni se han usado pesticidas químicos en su producción, sólo naturales. A la vez, apoyan la preservación de un alto nivel de biodiversidad porque ayudan a mantener y aumentar la fertilidad del suelo y previenen la erosión del campo.

A pesar de las sutiles diferencias existentes entre los tres términos, son más las características que comparten. Una de ellas es el hecho de tratarse de alimentos más naturales, al estar libres de tratamientos industriales o químicos, elementos dañinos para el medio y la salud de los consumidores. Y otra es que son términos que agregan transparencia y seguridad al consumo, porque para conseguir esta denominación necesitan cumplir todos los protocolos de la normativa vigente (algo que está muy vigilado). Para lograr la certificación de cultivo ecológico se vigila el agua, la tierra, el tipo de abono, el control de plagas, la recolección y conservación del producto… Una vez obtenida, los productos podrán etiquetarse como biológicos, ecológicos u orgánicos y, además, llevarán el sello de la Unión Europea que acredita esta denominación.

Aunque parezca contradictorio, lo natural y lo menos tratado es más caro, pero tiene su explicación. Y es que la productividad de estos cultivos es más baja y su distribución es limitada, por lo que el coste de producción es mayor y también, así, el precio. Esto, junto con el hecho de que en España no está muy arraigada la alimentación ecológica, puede explicar por qué el consumo de estos productos en nuestro país no sea muy alto, a pesar de ser uno de los mayores productores de alimentos ecológicos. Aunque los datos dicen que esta tendencia va al alza por segundo año consecutivo y que el mercado de alimentos ecológicos rozó los 1.500 millones de euros en 2015, suponiendo ahora el 1,5% del total alimentario.

14/01/2017 -

Consulte todo el contenido de Agroprecios totalmente gratis durante una semana.