• Facebook
  • Twitter
  • Google+

¿Cómo influye la luna en la agricultura?

Las fases de la luna tienen una influencia muy grande en la producción y la calidad de los cultivos ya que pueden estimular o retrasar la germinación.

3509

Los agricultores conocen la influencia que la luna tiene sobre los cultivos, por lo que tradicionalmente la han utilizado en su beneficio para sacar un mayor rendimiento a su producción. Tienen en cuenta en qué fase lunar deben llevarse a cabo las labores agrícolas de siembra, trasplante, poda, cosecha… Siempre en función del producto que sea. Los rayos lunares penetran a través del suelo, de ahí su influencia en la germinación y el crecimiento de las plantas (aumentando o descendiendo la cantidad de savia).

Según la posición que tenga la luna entre la Tierra y el sol, podemos diferenciar cuatro fases lunares:

Luna llena

En esta fase la savia está en la parte aérea de la planta, por lo que aumenta su crecimiento de follaje y en altura, pero hay poco crecimiento de raíces. Es el momento de mayor movimiento interno de agua y savia. Es un momento idóneo para cosechar hortalizas de hoja, trabajar la tierra y hacer trasplantes, ya que las plantas crecen muy rápido en este periodo.

Se desaconseja cortar las plantas en esta fase, ya que tienen mucha agua en el interior y las hormonas que promueven el enraizamiento (auxinas) están muy diluidas. Esto perjudica la estimulación de la emisión de raíces. Además, las plantas podrían deshidratarse rápido al cortarlas, ya que el agua tiende a salir. Tampoco es conveniente cortar los esquejes o propagar la plantación mediante el uso de estacas.

Cuarto menguante

Podemos distinguir esta fase porque es en la que la luna tiene forma de C. En este periodo la intensidad de los rayos lunares empieza a reducirse y la savia está situada, sobre todo, en las raíces. Es un buen momento para podar, injertar y sembrar hortalizas de hoja, raíz (menos cebolla y ajos) tallo y fruto, así como semillas de germinación lenta. También es adecuado para el trasplante, porque las raíces crecen rápido y con vigor, y para aplicar combatir plagas y enfermedades.

Las plantas recién sembradas o trasplantadas en este momento tienen una adaptación más rápida y fácil. En cambio, como la cantidad de luz es limitada, el crecimiento de los cultivos (tanto aéreo como subterráneo) y del follaje es lento y puede llegar a estancarse. Las plantas tienen menos vitalidad.

Luna nueva

Es el momento en que menos rayos lunares hay, por lo que es un periodo de reposo y adaptación. El crecimiento del sistema radicular y del follaje es lento en esta fase lunar, que es apropiada para adaptar las plantas al medio sin que éstas sufran ningún daño. También es un buen momento para retirar las hierbas indeseadas que puedan crecer entre los cultivos, para podar y comenzar a abonar.

Las plantas se adaptan con facilidad a los cambios en este periodo, apropiado para la siembra de semillas de germinación rápida.

Cuarto creciente

Podemos distinguir esta fase porque es en la que la luna tiene forma de D. La savia está, principalmente, en la parte aérea de la planta. La cantidad de rayos lunares va en aumento y las plantas se desarrollan poco a poco, equilibradamente, lo que es beneficioso para el crecimiento tanto de follaje (que irá en aumento en esta fase) como de raíz (que se irá ralentizando paulatinamente). También es un buen periodo para hacer podas que vigoricen a la planta, pero deben evitarse los esquejes.

Es un momento apropiado para cosechar fruta y para abonar y trasplantar plantas aéreas, ya que crecerán más rápido y con más follaje. Dentro del suelo hay grandes movimientos de agua, por lo que las raíces disponen mejor de ella y las semillas la pueden absorber más rápidamente. Por ello, plantar semillas de germinación rápida es apropiado en este momento.

A continuación se pueden consultar los próximos calendarios lunares:

 

03/08/2017 -

Consulte todo el contenido de Agroprecios totalmente gratis durante una semana.