• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • español
  • english

¿Cómo ha afectado la ola de frío a los cultivos?

Todos sabemos que el clima es algo básico y que tiene mucho que ver en la cosecha, porque infiere directamente en su resultado. Una de las ventajas de Almería es que el clima suele ser bueno. O, al menos, lo ha sido hasta ahora.

3430

El cultivo en invernaderos se creó en esta zona para hacer frente a las adversidades climatológicas (como la falta de lluvias, en un principio, pero también a los cambios bruscos de temperaturas, como los que han tenido lugar en las últimas semanas). El descenso ha sido propio del invierno, pero impropio de la zona del sudeste español, favorecida habitualmente con un benigno clima mediterráneo. Las nieves han llegado casi a las playas y, aunque los invernaderos han protegido las cosechas, organizaciones agrarias como COAG, UPA y ASAJA han expresado su temor ante situación.

A principios de diciembre hubo unas grandes lluvias que dieron lugar a inundaciones en la zona, acostumbrada a pocas precipitaciones y con suelos que no soportan bien esas trombas de agua. Los recursos de este territorio también son insuficientes para hacer frente a las trombas de agua, y poca gente estaba preparada, por lo que se produjeron numerosos destrozos, que ahora se han visto agravados por la ola de frío.

Pedro Barato, presidente de ASAJA (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores), ha comentado que las pérdidas son mayores en las áreas no cubiertas de plástico. Las heladas han causado muchos daños en hortalizas que están en plena campaña: habas, brócoli o alcachofa, aunque también se han visto afectados otros productos como el pimiento, el calabacín o el tomate. Las bajas temperaturas van a continuar, pero Andrés Góngora, responsable de frutas y hortalizas de COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos) ha comentado que las producciones bajo invernadero “están aguantando”.

Desabastecimiento en Europa y subida de precios

En los últimos días se ha popularizado una imagen de un cartel en un supermercado británico, en el que se lee que hay falta de productos agrícolas españoles, debido al mal tiempo en este país. Y es que las bajas temperaturas han ralentizado el ritmo de crecimiento y la producción ha bajado entre un 10 y un 20%, según el informe semanal del Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía. Según Góngora, este descenso se va a agudizar. Por este motivo, los precios de ciertos productos han aumentado y están alcanzando picos, como en el caso del calabacín, la berenjena, el tomate y la alcachofa. La baja oferta, sumada a una demanda mantenida, ha disparado los precios en origen, algo que los agricultores quieren aprovechar. Pero esto sólo será posible si no se pierden las cosechas y pueden seguir produciendo.

30/01/2017 -

Consulte todo el contenido de Agroprecios totalmente gratis durante una semana.