• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • español
  • english

LA JUNTA LEGALIZA Y REGULA LA VENTA DIRECTA

La venta directa está muy arraigada en Andalucía y tanto la Junta como la OCU la avalan. Los beneficios de la venta directa son múltiples, para los consumidores y los productores. La nueva normativa beneficiará al 75% de las explotaciones agrarias.

3422

La venta directa es esa en la que el productor vende directamente al consumidor, sin pasar por ningún intermediario. Puede darse en la propia explotación del productor, en mercados específicos (no en grandes superficies) o con envíos a distancia.

Hasta ahora, este tipo de venta vivía en un limbo legal en el que no estaba regulada, pero tampoco expresamente prohibida. Con el Decreto 163/2016, de 18 de octubre, la venta directa de productos primarios desde las explotaciones agrarias y forestales a los consumidores finales y establecimientos de comercio al por menor queda regulada. Era una normativa muy demandada por el sector desde hace tiempo, porque es una costumbre muy arraigada en nuestra comunidad (y, en concreto en Almería, que es la huerta que abastece a toda Europa).

Según la Junta de Andalucía, que ha avalado esta práctica, podrán beneficiarse de este decreto más de 183.000 explotaciones agrarias andaluzas, el 75% del total. Incluidas todas las de producción hortofrutícola. Para darse de alta como vendedor directo sólo será necesario inscribirse en el Sistema de Información de Venta Directa de Productos Primarios de Andalucía (SIVDA). La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, resaltó el pasado 25 de noviembre en el Parlamento Andaluz que este decreto va a mejorar la viabilidad económica de las explotaciones. Además, proporciona seguridad jurídica y cobertura legal a productores y consumidores.

Para el consumidor, la compra directa tiene muchas ventajas. Una de ellas es el hecho de que conoce mejor el origen de lo que compra y puede establecer una relación con el productor. Además, lo que éste ofrece será, seguramente, un producto estacional, recién cosechado, sin haber pasado por cámaras ni almacenes, por lo que la calidad y el sabor suelen ser mejores. Supone un apoyo a la economía local y favorece una remuneración más justa del trabajo agrario (y que se le aprecie, porque a veces no se valora las dificultades por las que tienen que pasar los agricultores y lo complejo del sector).

La venta directa también está avalada por la OCU (la Organización de Consumidores y Usuarios), que la considera primordial para conseguir un mercado más transparente. Refuerza la economía local y la satisfacción del consumidor. ¿Qué más se puede pedir?

 

03/12/2016 -

Consulte todo el contenido de Agroprecios totalmente gratis durante una semana.